El Club de Ciencia CAS (Colegio Apóstol Santiago) es un club fundado por los alumnos de la promoción del año 2000 de este mismo centro, que, con el apoyo de algunos de sus profesores y jesuítas del centro, llevan a cabo proyectos y experimentos de carácter científico. El objetivo del club es entrar en las profundidades de cualquier rama de la ciencia. Haciendo proyectos: desarrollo de productos tecnológicos, salidas, estudios científicos y otras varias actividades educativas.

Todo empezó el 5 de Octubre de 2015 a partir de una investigación sobre cultivos microbiológicos en el colegio y la propuesta del profesor Juan Lois de retomar el antiguo Club de Astronomía del año 2000 y renovarlo.

Los principales fines de nuestro Club son fomentar la investigación de índole científica, promover tanto el trabajo individual como el colectivo y, sobre todo, crear un ambiente donde todos los miembros aprendan a relacionarse y apoyarse entre sí.

Para ello, creamos proyectos relacionados con diversas ramas de la Ciencia,  participamos en concursos científicos y tecnológicos a nivel local, autonómico y nacional, organizamos exhibiciones, cursos y stands  científicos accesibles a todos, divulgamos noticias de interés científico en nuestras redes sociales, colaboramos en actividades solidarias y de voluntariado…

Después de varios años de trabajo, hemos conseguido premios y menciones especiales en concursos como en la Regata Marine Instruments o en la Feria Científica Galiciencia de Ourense.

En 2015, un grupo de estudiantes motivados por Manuel Diz, crearon el club de ciencia, consiguieron un espacio y apoyo del colegio para ejercerlo como una actividad extraescolar.

El 2 de noviembre se celebró la primera de muchas reuniones en el laboratorio de física del Colegio Apóstol Santiago, donde comenzaron con su primer proyecto, un experimento relacionado sobre micro-biología.

Experimento de microbiología

Una vez creado, cualquier alumno de secundaria que quisiese participar podía, en el se elaboraban múltiples talleres de cualquier rama de la ciencia, charlas dadas por expertos en diferentes temas, experimentos de física, química y biología, preparación de concursos como «Galiciencia» y mucho más

Un año después y con mucho más entusiasmo en el proyecto, una competición apareció, la primera regata solar anual costeada por la empresa de equipamiento náutico «Marine Instruments», el Club De Ciencia se implicó al máximo y después de varios meses de duro trabajo ganaron la competición tanto en diseño como en eficiencia.

Aunque en esta época eran pocos los miembros, con mucha pasión y esfuerzo consiguieron seguir adelante con más actividades, talleres y así la familia se fue ampliando.

2017 fue un buen año para el club de ciencia, hubo una asistencia como nunca antes, y un montón de proyectos se crearon y con ello nuestro propio sistema de organización de proyectos bautizado como «post it» también fue el último año de la primera generación ya que estos se iban a la universidad y ante esta situación otros tomarían su lugar.

En cuanto a la regata solar una segunda edición fue creada y para estar a la altura y también a causa de el alto número de miembros, decidimos reestructurar por completo nuestro modelo de barco, más rápido, ligero y con una habilidad secreta, volar?!, a parte de esto creamos un segundo modelo una versión completamente distinta, un catamarán el cuál lo hizo bien pero no mejor que el primer modelo el cuál por segundo año ganaba arrasando en la competición, así nos fuimos a casa con un primer premio y un segundo premio en cada barco respectivamente

Nuevo año y con ello nueva junta dirigida por Andrés Alba(CEO), Carlos Garcia(CTO) y André Lorenzo(CPO), tras una muy bonita cena con todos los miembros y profesores el cambió se hizo oficial y una nueva etapa comenzó, con mucha ilusión por la ciencia, conseguimos una nueva sala exclusiva para nosotros y un taller con toda clase de herramientas y utensilios para crear nuevos proyectos, tiempo después no aliamos con la «Asociación de Antiguos Alumnos» y conseguimos dinero para un nuevo ordenador, impresoras 3D y mas herramientas para el taller

Conseguimos una televisión para sala mejoramos la organización del club, el proyecto «bosque», fue retomado y renovado, un proyecto de renovación y catalogalización del bosque del colegio un proyecto enorme, demasiado grande para nuestro pequeño club, por lo que contactamos con un biólogo alemán y un ingeniero que trajo material para el proyecto, este aún sigue en proceso pero confiamos en poder acabarlo y publicarlo en nuestra web secundaria del bosque muy pronto, ampliamos nuestras miras hacia otras ramas de la ciencia y creamos un brazo robótico completamente impreso en 3D con nuestras dos impresoras que nos facilitaron mucho, también mencionar nuestra tercera victoria consecutiva en la regata anual de marine, con un diseño mucho más innovador y en camino a nuestra meta, que vuele!!

En 2019 nos centramos mucho más en la organización del club, creando grupos de trabajo y fomentando más proyectos, decidimos crear una pagina web lo cual nos llevaría otro año, pero finalmente se acabó y aquí está!, también decidimos meternos a fondo con la impresión 3D y empezamos a diseñar mucho más en el programa de diseño 3D «Fusion 360», el club seguía creciendo y nosotros seguíamos buscando nuevas formas de divertirnos con la ciencia, cohetes de agua, electromagnetismo con vasos de plástico y mucho más.

La regata solar solar se amplió a coches y obviamente nuestro equipo se animó y construimos uno aunque a nuestro pesar este año quedamos de segundos en la carrera y a causa de un choqué contra una bolla en la regata también quedamos de segundos, pero eso si volvimos a casa con una nueva impresora 3D, una ender 3, que recibimos con mucha alegría y con mucho animó para el año que viene ya que conseguimos después de 4 años intentándolo que nuestro barco al fin volase, y si quieres saber más a fondo que significa esto visita nuestro apartado de proyectos e infórmate sobre la tecnología de los «foils», acabamos el año muy contentos con nuestro trabajo en una cena de final de curso con todos los miembros y profesores.

Un año de innovación y entusiasmo pero también de tristeza, sabíamos que este sería nuestro ultimo año en el colegio y con ello en el club de ciencias, comenzamos con muchísimas actividades y proyectos muy chulos, conseguimos financiación una vez más de nuestros compañeros y amigos de la «Asociación de Antiguos Alumnos», y montamos un drone, acabamos la web del club para crear un recuerdo de todo lo que ha sido para nosotros esta experiencia y decidimos quienes serían nuestros predecesores, la tercera generación.

A causa de motivos externos a nuestro control y como sucedió prácticamente en todo el mundo a finales de año tuvimos que dejar de ir a nuestra escuela y con ello al club, la pandemia mundial nos obligó a dejar de lado todas nuestras actividades y reuniones pero confiamos en que el año que viene el club vuelva más fuerte que nunca y desde el equipo directivo del mismo hasta el día de hoy, deseamos que las siguientes generaciones sigan impulsando está actividad para que alumnos puedan seguir disfrutando de la ciencia tanto como nosotros lo hemos hecho.

Por último, para cerrar está etapa tan bonita y tan intensa queremos, de parte de André Lorenzo Torres, Carlos García Corona y Andrés Alba Burbano De Lara, daros nuestras mas sinceras gracias a todos los miembros, profesores y asociaciones que han apoyado y contribuido en el desarrollo y mantenimiento de este club iniciado con el único motivo de vivir la ciencia como una pasión!!